¿Es peligroso el 5G para los humanos?

peligros del 5g

El 5G es la última red de tecnología inalámbrica. Se utiliza para transmitir datos entre dispositivos como teléfonos móviles y dispositivos Bluetooth.

El 5G funciona produciendo un tipo de energía llamada radiación electromagnética. Utiliza frecuencias más altas que las redes inalámbricas anteriores, lo que la hace más rápida y eficaz.

Las frecuencias electromagnéticas, como las producidas por el 5G, crean una zona denominada campo electromagnético (CEM). Los campos electromagnéticos tienen efectos negativos para la salud, por ello, preocupa el impacto del 5G en la salud.

Sigue leyendo para conocer más sobre el 5G y lo que dicen las investigaciones hasta ahora.

¿Qué es el 5G?

La tecnología inalámbrica evoluciona constantemente. Cada 10 años aproximadamente, las empresas de telefonía móvil lanzan una nueva generación de sistemas inalámbricos. Cada generación es una versión mejorada y más avanzada de la anterior.

En 2019 se pusieron en marcha las redes 5G. El término «5G» significa «quinta generación».

El 5G ofrece comunicaciones móviles más rápidas. Esto debería servir para el creciente número de dispositivos y servicios electrónicos, entre ellos:

  • Coches autónomos
  • Dispositivos de realidad virtual
  • Telemedicina
  • Vigilancia a distancia
  • Telecirugía

El 5G funciona utilizando frecuencias más altas del espectro electromagnético. Las frecuencias van de 3,5 gigahercios (GHz) a varias decenas de GHz.

Antes del lanzamiento del 5G, estas frecuencias más altas no se utilizaban en las redes móviles. Suelen utilizarse en dispositivos como los escáneres de seguridad.

Hay que tener en cuenta que las frecuencias electromagnéticas son producidas por cualquier cosa que utilice electricidad. Esto incluye:

El 5G también utiliza un método llamado Beamforming, que envía los datos directamente a los dispositivos. Esto es diferente de las generaciones anteriores, que enviaban señales en todas las direcciones.

Podría interesarte: Medición de campos electromagnéticos

¿Tiene la tecnología 5G efectos sobre la salud?

ÚLTIMAS EVIDENCIAS SOBRE LOS RIESGOS DE LA TELEFONÍA MÓVIL

Además de efectos en el medio ambiente y en la fauna, sobre lo que habló Alfonso Balmori, las últimas revisiones después de que la Agencia para la Investigación del Cáncer (IARC) de la OMS clasificara en 2011 las microondas de la telefonía móvil en la categoría 2B («posiblemente cancerígenos»), apuntan también a un aumento de tumores cerebrales.

El estudio Mobi-Kids, presentado a la Comisión Europea en 2017 y aún sin publicar, podría conseguir –según Annie Sasco, exdirectora de epidemiología del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación médica de Francia– que la IARC elevara la clasificación a 2A, «probablemente cancerígeno», o Grupo 1, por su mecanismo de neurotoxicidad, ya que vincula el riesgo en niños, adolescentes y jóvenes de 7 a 24 años de 14 países a padecer tumores cerebrales por la telefonía móvil.

«Ya es imposible decir que las radiofrecuencias no producen cáncer», afirmó David Carpenter, coautor del informe internacional «Bioinitiative» y director del Instituto de Salud y Medio Ambiente (Nueva York), centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según este experto, cada vez habrá más personas electrohipersensibles, incluidos niños, y más casos de leucemia infantil.

Los expertos esperan más casos de infertilidad, de cardiopatías, de enfermedades autoinmunes, psiquiátricas, neurológicas y cognitivas, y de tumores cerebrales, entre otros.

La exposición a la radiación genera síntomas comprobables: fatiga, alteración del sueño, concentración, pérdida de memoria a corto plazo, confusión, cataratas, depresión y ansiedad, acúfenos, problemas de piel y endocrinos, y especialmente del sistema nervioso central.

Otro estudio epidemiológico interesante es el francés CERENAT, publicado en 2014 en Occupational Environment Medicine, que constata que el uso del móvil, incluso 30 minutos al día, duplica o triplica el riesgo de padecer un tumor cerebral.

El Instituto Ramazzini ha elevado en 2018 el nivel de evidencia para el schwannoma maligno de corazón y el glioma, con un estudio similar, aunque con una muestra diez veces más pequeña que el macroestudio del National Toxicology Program del Instituto Nacional para la Salud y Seguridad Ambiental de EE.UU.

Esta última investigación aún no se ha publicado, tras años de estudio y de una ingente inversión, y tras hallar también evidencias de carcinogenicidad y daños cardiacos.

Un estudio francés de 2018 del profesor Dominique Belpomme concluye que empieza a haber consenso sobre el aumento de estrés oxidativo generalizado por exposición a los CEM, algo que el 80% de las personas con electrosensibilidad registra en índices más altos, según David Carpenter.

Por eso, dijo, no hay que centrarse solo en el calentamiento de los tejidos (único efecto que cuenta con consenso) porque hay más efectos biológicos «y con la G5 va a ser peor».

LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA AUMENTARÁ NOTABLEMENTE EN LOS PROXIMOS AÑOS

Ceferino Maestu afirma que, con la 5G, el despliegue masivo de cientos de pequeñas antenas de un tamaño variable –entre una moneda y una pizza– que estarán por todas partes y activas las 24 horas del día, «será posible solo sometiéndonos a una nube de radiación creciente».

En vez de emplazarse solo en las alturas, las antenas se instalarán también a nivel del suelo, más cerca de la calle, y a unos 75 metros de distancia entre sí para asegurar la interconexión de los millones de dispositivos inteligentes inalámbricos con los que estaremos en red (sistemas inteligentes de transporte, Smart Grid, internet de las cosas, e-salud y domótica).

Con la normativa vigente, no podremos conocer su ubicación. Maestu ha pedido revisar la Ley General de Telecomunicaciones, que ahora impide el control de la salud por la población, y una moratoria para el 5G hasta que se conozcan los efectos a corto y medio plazo de vivir con «densidades de potencia que serán enormes».

SOLUCIONES PARA MINIMIZAR LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

Medidas a tomar en cuenta para disminuir la exposición a las radiaciones electromagnéticas y sus efectos.

  • Ten los dispositivos inalámbricos activos solo cuando estén siendo usados.
  • Maximiza tus defensas, fortalece sistema inmunológico, sobre todo en las personas con un sistema inmunitario debilitado y más propensas a la sensibilidad a la contaminación electromagnética (electrosensibilidad) y a otros contaminantes ambientales y químicos.
  • Conozca los valores de campos electromagnéticos de alta y baja frecuencia en las estancias mas vulnerables de su vivienda, como por ejemplo los dormitorios (lugar donde nuestro cuerpo es mas vulnerable en fase REM cuando estamos descansando)
  • Reubique el mobiliario de descanso como camas o sillones, en función de las zonas menos expuestas a focos de contaminación electromagnética como antenas de telefonía, antenas wifi, transformadores eléctricos, cableados eléctricos o los propios electrodomésticos como neveras, microsondas etc.
  • solicite una medición para que le asesoren. Medición de campos electromagnéticos – Mediciones (saludelectromagnetica.com)
  • Si fuera necesario, es posible blindarse contra las radiaciones de campos electromagnéticos con pinturas, mallas, mosquiteras o planchas de blindaje. Blindaje para campos electromagnéticos – Mediciones (saludelectromagnetica.com)

radiación 5G

¿La frecuencia o la radiación 5G es perjudicial para los animales?

Hay pocas investigaciones sobre cómo afecta el 5G específicamente a los animales.

La mayoría de las investigaciones se han realizado con ratones o ratas. Por ejemplo, un estudio realizado en 2019 en animales descubrió que los CEM de los teléfonos móviles están relacionados con daños en el ADN de ratones y ratas. Otro estudio realizado en 2016 en animales por Reliable Source descubrió que los CEM de cualquier frecuencia pueden dañar el sistema nervioso.

Deja un comentario

Call Now ButtonLlámanos Ir arriba